LAS MINERAS…LO BUENO LO MALO Y LO FEO.

discurso ambiental suena bonito y es objeto de aplausos, hasta el momento en que se compara con la realidad. Como los intereses que se afectan son enormes, entonces el discurso bonito pasa a ser revoltoso u ojete.

La misma situación vemos en la antigua Anatolia, los bosques de Guerrero o las minas de Zacatecas. Por eso hay autores que hablan de la maldición de la riqueza representada por los recursos naturales, porque son objeto de explotaciones que terminan dejando en los territorios de origen más pobreza o depredación ambiental.

En el caso de la minería, se sabe que en todo el mundo es especialmente agresiva con la naturaleza, por lo que en los países desarrollados, como Canadá, se cuenta con mejores normas ambientales y la observación de la sociedad es mayor.

Ante ello, las grandes empresas prefieren trasladarse a países como México, por la permisividad gubernamental generada por la corrupción y la escasa vigilancia social en el tema.

Es cosa de evaluar el impacto de la Ley de Equilibrio Ecológico y Protección Ambiental. Con los nuevos modelos extractivos, donde se prevén las explotaciones a cielo abierto en el caso de las minas de oro, se produce una cantidad enorme de residuos que en el estado asciende a 250 toneladas por onza de oro obtenida.

Pero también están el gasto inmenso de agua y la cianuración, y vemos los efectos estudiados en Zacatecas, especialmente en contaminación por mercurio y plomo. El caso de Vetagrande ha sido tan grave que se llegó a reportar anencefalia en esta zona.

En La Zacatecana se calcula que en el fondo del vaso de su laguna están depositadas 3 mil toneladas de mercurio y que sus aguas recorrieron por décadas un arroyo que va hasta La Era, pasando por Tacoaleche, y regaron cientos de hectáreas dedicadas a la producción de hortalizas.

El otro caso más reciente es el de Peñasquito, en Mazapil, cuyo sistema de extracción es a cielo abierto y, de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, extrae 13.5 millones de metros cúbicos de ese líquido al año, cantidad muy superior a lo que el acuífero puede captar en sus escasas lluvias.

De nuestras Jornadas
Cerro de San Pedro, convertido en cráter por MSX
La Jornada San Luis

Cerro de San Pedro, San Luis Potosí, es casi un pueblo fantasma. Ubicado a 12 kilómetros de la capital del estado, se convirtió en el escenario de la típica historia de depredación minera protagonizada por compañías canadienses.

En el último lustro del siglo XX, Minera San Xavier (MSX) –filial de New Gold– se presentó como una empresa que protegería el ecosistema a cambio de saquear los residuos de oro y plata del cerro que dio origen a la ciudad que adoptó su nombre, al comparar su riqueza con la de las minas bolivianas: Potosí.

Flora y fauna serían protegidas, reubicadas y regresadas a su sitio al concluir la explotación. El panorama ofrecido, con una campaña insistente, buscaba descalificar las advertencias de ecologistas que desde entonces alertaron sobre los riesgos ambientales, incluido el uso de cianuro que podría contaminar el acuífero.

Hoy, la alcaldía de Cerro de San Pedro revela concentraciones anormales de cianuro en el acuífero. Los Servicios de Salud reportan 13 casos en tratamiento por exposición a plomo y arsénico, y los vecinos denuncian una fuga de cianuro provocada por un aguacero.

A finales de 2013 las actividades de verificación permanente de la empresa detectaron cianuro en un pozo de monitoreo cercano a su planta en proceso, debido a un evento aislado. El nivel detectado fue por debajo de la Norma Oficial Mexicana para la descarga de aguas residuales, reveló New Gold-MSX en un comunicado el pasado miércoles.

El panorama que la realidad ofrece comienza a invertir el contraste con que MSX hizo su aparición y bajo el que ha operado en la ilegalidad, solapada por autoridades omisas, con claros indicios de corruptelas hasta los más altos niveles.

Sin embargo, MSX insiste en versiones, como la de su comunicado, para minimizar la gravedad del daño. El tamaño del inmenso cráter en que convirtió al emblemático Cerro de San Pedro es del de la realidad que la desmiente.

Periódico La Jornada
Sábado 24 de mayo de 2014, p. 34
En América Latina existen alrededor de 200 conflictos sociales ocasionados por la industria minera, 90 por ciento están relacionados con empresas de origen canadiense. Estas compañías son las predominantes entre la industria minera mundial debido a diversas leyes, a las normas fiscales y al apoyo que reciben en el extranjero desde el gobierno de Canadá.

Esto señalan los organizadores de la sesión sobre la industria minera canadiense del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) que se realizará en Montreal, Canadá, a partir del próximo 29 de mayo. Advierten que 75 por ciento de las mineras del mundo son canadienses y sus actividades afectan numerosos derechos reconocidos por el derecho internacional.

Los gobiernos, agregan, han apoyado mucho este modelo extractivista y le dan ventajas casi vergonzosas, pues las empresas sacan la riqueza de los países con pagos mínimos de derechos y lo que queda a los pueblos es la destrucción ambiental, señala en entrevista telefónica Gerardo Aiquel, coordinador de esta sesión del TPP en Canadá.

Además, suman la política exterior de ese país a estas empresas. En México la embajadora fue al Congreso el año pasado a decir que se iban a retirar del país si se aplicaba a las mineras la obligación del pago de derechos, recuerda.

No obstante, en Canadá, las mineras tampoco hacen las cosas muy distintas de lo que realizan en otras naciones, explica. Un caso, ejemplifica, es el del poblado Malartic, en el norte de Montreal, donde la minera Osisko invadió el pueblo antes de obtener los permisos ambientales. Las empresas tienen facilidades para hacer la explotación minera sin respeto por la población, señala Aiquel.

En un documento en el que se exponen las acusaciones a la minería canadiense se advierte que esta actividad es un riesgo y una amenaza a la calidad del medio ambiente, a la vida social y económica de las colectividades, a la sobrevivencia de las culturas, a la salud de las personas y, muchas veces, a su integridad física.

Destaca que en ciertos casos, las violaciones son directamente imputables a las empresas, como al instaurar condiciones de trabajo que contravienen normas fundamentales, provocan expulsiones forzadas o utilizan elementos de seguridad para amenazar o reprimir la protesta social. Pero hay casos, agrega, en que las amenazas se hacen en complicidad con los gobiernos de los países donde se instalan, y también hay situaciones en las que son apoyadas por Canadá, de donde son originarias.

Los proyectos mineros afectan las poblaciones que viven en condiciones precarias, en regiones alejadas. Se sitúan frecuentemente en el corazón o en proximidad de los territorios indígenas, afectan los modos de vida y derechos de esos pueblos. En varios países de América Latina se han identificado amenazas graves a los derechos, a la integridad cultural, a la autodeterminación, a la consulta y al consentimiento libre, previo e informado, señala.

Entre los factores que favorecen la falta de justicia y la impunidad ante la expansión de esta industria están la asimetría de las relaciones de fuerza entre las comunidades, las empresas transnacionales y los estados. También se incluyen la represión, la criminalización de quienes defienden sus derechos y la protección de las inversiones en los tratados de libre comercio.

A las empresas se les acusa de la violación al derecho a la vida y a un ambiente sano; el derecho al agua; a la autodeterminación y al derecho a una ciudadanía plena. Mientras, al gobierno de Canadá se le acusa, entre otras cosas, de ejercer una influencia política indebida a través de la red diplomática para facilitar el despliegue de la industria minera en otras naciones.

El TPP es una instancia de opinión que se apoya sobre la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos y en todos los instrumentos de derecho internacional. En esta sesión participarán alrededor de 50 agrupaciones de Canadá y América Latina, convocadas por la Coalición quebequense sobre los impactos socioambientales de las trasnacionales en América Latina y de Justicia Transnacionales Extractivas.

AnteriorSiguiente
Subir al inicio del texto

Periódico La Jornada
Miércoles 14 de mayo de 2014
Zacatecas, Zac., 13 de mayo.

Xavier García de Quevedo, presidente de Minera México, solicitó al gobierno de Zacatecas que intervenga para concluir el paro laboral en la mina San Martín, propiedad de ese consorcio, ocupada desde hace casi siete años por mineros leales a Napoleón Gómez Urrutia.

En un comunicado, la administración encabezada por Miguel Alonso Reyes informó que García de Quevedo se reunió en esta ciudad con funcionarios estatales con la finalidad de explorar caminos que permitan reactivar la economía en Sombrerete, municipio del noroeste del estado donde se ubica el yacimiento.

El 30 de julio de 2007, la mina San Martín fue tomada por 483 trabajadores de la sección 201 del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, quienes iniciaron una huelga en protesta por condiciones laborales peligrosas y otras presuntas violaciones al contrato colectivo de trabajo.

Pérdidas de $70 mil millones al año: STPS

Según Gilberto Zapata Fraire, delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en la entidad, cuando paró la mina San Martín el consorcio propiedad de Germán Larrea Mota Velazco dejó de producir 4 mil 400 toneladas de concentrados minerales con alto contenido de cobre, plata y oro, lo que, según el funcionario federal, equivale a una merma de 70 mil millones de pesos al año.

El gobierno zacatecano difundió una fotografía de la reunión con García de Quevedo y señaló que éste solicitó el apoyo del gobernador Miguel Alonso Reyes para establecer juntos mecanismos que permitan cumplir con el objetivo.

García de Quevedo fue recibido en el palacio de gobierno por Francisco Escobedo Villegas, secretario general de la administración estatal; juntos analizaron la situación del sector minero.

En la reunión participaron Alfonso González Shiavón, director de recursos humanos de Minera México, y Juan Rebolledo Gout, vicepresidente de relaciones internacionales. Por el gobierno estatal acudieron la secretaria de Economía, Patricia Salinas, y otros funcionarios.

0 Responses to “LAS MINERAS…LO BUENO LO MALO Y LO FEO.”


Comments are currently closed.