¿QUE PASA EN LA NORIA?

¿Que pasa en La Noria?

DIGA NO AL TELETON

Pues que estan remodelando el jardin, y nadie manda una foto de como esta quedando, o que tan avanzado va el trabajo…

…A los que vivimos lejos de Noria de Angeles, nos gustaria saber como va la remodelacion del jardin. ¿ O, no?.

¿Que pasa en La Noria?

(Junio, 30, 2010) Esta pagina se une a la pena de la familia Zuñiga-Guerrero, por el fallecimiento de su padre Jose Zuñiga Preciado. Y a continuacion les cuanto algo de Don Jose, y un servidor, de cuando estubimos en Pontones Tamaulipas. No muy lejos de Matamoros.

Jose Zuñiga, en los inicios de los 60's

Apenas me entere ayer, (martes), de que Jose Zuñiga Preciado fallecio, y me vino a la mente, la amistad que mi padre y el tenian. Cuando don Jose llegaba a la fragua de mi padre, platicaban de todo. En fin se tenian buena estima.
Pero mi encuentro mas cercano con el, fue en 1961, cuando mi padre nos llevo a mis hermanos mas grandes, y a mi, al estado de Tamaulipas a piscar algodon. Ese año, mi padre invito a varios de La Noria, para ir a Matamoros a la pisca de algodon. Entre ellos, Francisco, Pancho, Reyes Lozano, y a Antonio Zuñiga. Antonio, llevava a su hijo Pedro.

Despues en Monterrey se unio, al grupo, “El Pachuco”, hermano de Pancho. Unos dias depues, llegaron Pascual Hernandez, y Jose Zuñiga, al rancho dende ya estabamos trabajando. El area se llamaba, Pontones. La ciudad mas cercana era Cd. Anahuac. Tambien se mencionaba el 18 de Marzo, hoy Valle Hermoso.

El proposito de ir hasta Matamoros a la pisca de algodon tenia un fin. El de conseguir una carta , llamda de “control”, y que el patron les daba a cada trabajador, una vez que se acababa el trabajo. Con esta carta, podian presentarse en cualquier campo de contrataciones, para poder “ir de bracero” a Los Estados Unidos. Con ella, comprobaban que ya habian trabajado para algun agricultor, mexicano, y que no se quedaria sin mano de obra por ir a trabajar “al norte”, como le llamaba la gente a Los Estados Unidos.

En el rancho, habia mas trabajadores de otros estados. Los que mas recuerdo, eran como tres o cuatro hermanos, de estado de Guanajuato. Los domingos que se ponian a jugar baraja, unos, y otros se dedicaban tan solo a descansar. El algodon, a falta de costales, o pacas, como se les llamaba, se iba amontonando en una galera, que a mi me parecia grandisima. Era tanto el algodon que llegaba hasta los atravesaños de dicha galera, que era de dos aguas.

Un servidor por ser el unico niño, habia otros tres, pero ellos eran hijos del mayordomo del rancho, me llamaban “El Chavito”. Un dia domingo, don Jose no se sentia bien. Decia que tenia un dolor caveza, y estaba sentado en el suelo, y tenia la espalda recargada en una ilera de pacas de algodon, de tres pacas de alto. Yo, como todo niño de once años de edad, andaba saltando, y subiendome a las pacas, por un lado y bajando por la otra. Las pacas, por tener una forma arredondada, era dificil mantener el equilibrio. Fue en una de las muchas subidas y bajadas, que perdi el equilibrio y no me pude detener, y le cai en la caveza a don Jose Zuñiga. Se enojo tanto, que malo y malo, dijo,”¡¡¡Ah chavito, como a chi..#$#@!..!!!. A la vez que mi hermano Antonio entre risas le preguntaba,” ¿Que paso don Jose, que trai?”. “¡Este chavito que ya tiene rato enfadando, y yo con este dolor de caveza que no se me quita!”. Contesto todo contrariado don Jose.

Dias despues,el dia 2, de Agosto, de 1961, de regreso al rancho, despues de haber parado de piscar por causa de la lluvia, ibamos arriva de una traila, jalada por un tractor, todos los trabajadores, y tambien llebaba, 15 pacas de algodon que habiamos piscado esa mañana. Don Jose Iba sentado con los pies tirantes, y arriba de la saca usada para piscar, iva yo, la cual tenia unos diez kilos o mas de algodon.Yo iba de espaldas a el, y me llebaba abrazado, para que no me cayera.

De repente senti que me jalaron al suelo, y casi sin darme cuenta me vi en medio del tractor y la traila. Los tirantes que se usan para amarrarse la saca a la cintura, habian quedado colgando, y se habian enrredado en la rueda de la traila. Don Jose, no pudo detenerme, y cai al suelo.

Me paso una llanta, y cuando vi venir la otra logre levantarme, y corri al otro lado de la carretera.(carretera Matamoros-Valle Hermoso) Casi en cuestion de segundos, paso un camion pasajero.

Esta vez Don Jose se asusto, y se sentia culpable de algo que paso por sorpresa, y que el no tubo culpa alguna. Afortunadamente para mi, tan solo fueron rasguños y mayugadas en algunas partes del cuerpo.

Esa mañana haunque adolorido y todo, al verlo todo asustado, creo que me cobre las maldiciones, que me dijo el dia que por “accidente”. le cai en la caveza. Descanse en paz, Don Jose Zuñiga Preciado.